9.4.14

LOS TRES MAGNIFICOS



Los bálsamos son, casi siempre, esa clase de productos que todos tenemos a nuestro alcance pero sólo recurrimos a ellos en contadas ocasiones. Artículos que pasan desapercibidos en nuestros cajones pero que esconden una gran variedad de funciones y usos. Y es que, ¿Por qué tendemos a poseer 3 o 4 productos cuando podemos encontrar todo en uno?

En el mercado existe gran variedad, pero ninguno con tanto renombre como la crema Eight Hour de Elizabeth Arden, un bálsamo reparador de culto que presume de ostentar el respaldo de un público fiel que le ha convertido en todo un clásico. Esta crema con textura untuosa y con un olor que roza lo medicinal fue creada en 1930 y  cuenta con una historia mítica, y es que se dice que el nombre fue otorgado por una clienta que vio como dicho ungüento en 8 horas curó los rasguños de la rodilla de su hijo. Un hecho que encierra ciertos tintes milagrosos pero reales. 

Otro imprescindible, aunque de reciente aparición, es la manteca labial de la firma griega Korres. Un bálsamo para labios que aporta hidratación y suavidad al instante, además de un acabado con cierto toque de color. Lo que le confiere a este producto el adjetivo de gran aliado es su combinación de manteca de karité y cera de arroz que protege contra las agresiones externas, calma las zonas irritadas e hidrata la piel.

Y por último, otra de mis recientes incorporaciones, la pomada reparadora Aquaphor de Eucerin. Este multiusos tiene el poder de calmar y proteger la piel seca, irritada o dañada, acelerando el proceso natural de regeneración de la propia piel. Un producto que uso durante la noche para solventar mis labios agrietados y por la  mañana se despiertan perfectos.

Y vosotros, ¿Tenéis algún magnífico en casa? 


No hay comentarios :

Publicar un comentario